Buenos Aires, Junio de 2002 / Año III/ Nº 22

20 de Junio Día de la Bandera

Símbolo de Identidad Nacional

La bandera argentina fue izada por primera vez el 27 de febrero de 1812 a orillas del río Paraná por el General Manuel Belgrano, quien consideró necesaria la creación de una insignia que diera cuenta de nuestra identidad nacional. Fue en agosto de ese mismo año cuando se enarboló por primera vez en Buenos Aires, en la torre del templo de San Nicolás.

Acerca de la elección de los colores de nuestra bandera existen varias versiones, algunas cercanas a la leyenda. Se dice que Belgrano se inspiró en el color del cielo o en el del manto de la virgen, pero en realidad fueron los colores celeste y blanco de la escarapela (que ya se utilizaba en ese momento) los que finalmente se plasmaron en la bandera nacional.

Fue recién el 20 de julio de 1816, después de haber declarado la Independencia, cuando el Congreso adoptó oficialmente la bandera creada por Belgrano como símbolo patrio. Hasta ese momento sólo se había promovido su uso en secreto. En el año 1918, la bandera sufrió otro cambio, se le agregó un sol sobre la franja blanca para cuando fuera utilizada con motivo de guerra. Recién en el año 1938 se declaró el 20 de junio como Día de la Bandera y feriado nacional, en homenaje a Manuel Belgrano fallecido el 20 de junio de 1820.

Aunque algunos de estos datos parezcan lejanos o anecdóticos, los valores que inspiraron a Belgrano al crear la Bandera Nacional se hacen más presentes que nunca frente a la crisis económica y social que atraviesa país. Los colores celeste y blanco son símbolo de una identidad nacional y de un ideal compartido.

Nos recuerdan que somos parte de algo propio, y dan cuentan de la solidaridad y la unión necesarias para salir adelante de la crisis.